jueves, 5 de febrero de 2015

Entrevista a Lynette Mabel Pérez - Paolo Astorga

Entrevista a Lynette Mabel Pérez
Yo siento que todo escritor tiene una responsabilidad para con su tiempo”.



Entrevista realizada por: Paolo Astorga



¿Desde cuándo comenzó a escribir? ¿Por qué?
Empecé a escribir a los trece cuando mi profesora de español nos pidió hacer un poema, el mío se tituló la “Rosa Negra”, tenía en mi mente muy frescas las letras de Bécquer: “qué solos se quedan los muertos”.

¿Qué es para usted la Poesía?
Esa imagen que flota sobre las cosas buscando hacerse palabra y en su deseo escoge algún medium que con un poco de suerte nos dará un pálido reflejo de ella.

Cuéntanos sobre su vida, sus obras, sus proyectos, su actividad literaria.
Estudié Educación. Varias de mis electivas en la universidad fueron en humanidades, sociología y psicología, me gustaba todo lo que me ayudara a entender las sociedades.  Escribía mis reflexiones en una libretita, también poemas, pero luego de casarme y tener hijos me concentré en la vida familiar. En el 2010 participé de un taller de escritura confesional con Mairym Cruz-Bernal y conocí al poeta Marioantonio Rosa que me motivó a publicar.

¿Cómo define su poesía?
Diría que todavía estoy experimentando.

¿Cree que el poeta es un ser obsesivo?
Mucho. Yo tengo mis temas recurrentes.

¿Qué escritores o poetas han influenciado en su producción literaria?
Cuando niña leía a  Andersen y a los Grimm … De adolescente fueron Agatha Cristie, Sir Conan Doyle, Lovecraft, Bécquer, Julia y  Poe. Luego llegaron Rosario Castellanos, el incomparable Vallejo, Kafka, Asimov, Bradbury, Cortázar, Borges y Nietzshe. Más recientemente Mairym Cruz Bernal, Mayda Colón y María Soledad Calero. Las tres tratan temas que no se deben dejar en la oscuridad. Sigo leyendo. Sigo descubriendo nuevos autores que me hablan.

¿Qué tan importante para usted es la literatura?
Es mi pasión, como la vida, como la familia.

¿Es necesario que el escritor sea un hombre comprometido?
Para mí sí. Yo siento que todo escritor tiene una responsabilidad para con su tiempo.

¿Cuál es el fin de su poética?
Dejar testimonio de mi tiempo, de lo bueno y de lo malo.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a través de los años?
Yo rimaba, todavía me gusta la rima, pero ya no la utilizo, fue un cambio paulatino.

Dentro de su  producción literaria, ¿Qué obra elegiría usted por optar en una en especial?
Tal vez “Mundo cero”, me parece que tiene mucho de mi visión de mundo.

¿Qué hace antes de escribir?
No tengo una rutina, es algo que nace espontáneamente, aunque muchas veces he estado escuchando música o mirando un cuadro, que son otra forma de poesía.

¿Qué opinión tiene usted sobre la poesía que se publica en la actualidad?
Me parece que estamos en un tiempo de efervescencia, eso siempre presagia cambios. Yo creo que hay mucho texto interesante y mucha variedad de estilo. Yo soy una observadora, sigo leyendo.

¿Qué es para usted un buen libro?
Como dijo Kafka, aquel que me conecte un puño en el hígado.

¿Cómo ve usted hoy por hoy la industria editorial? ¿Cómo autor, qué soluciones le daría a este problema?
En el 1992 había seis editoriales importantes, tres de ellas subsidiadas por el gobierno, si tu obra llamaba la atención de alguna de esas tres, podían leerla nuestros niños, si no otra  era la historia, y hace falta que se actualicen las lecturas suplementarias en nuestras escuelas;  hoy hay unas cuantas editoriales nuevas, pero el panorama editorial no ha cambiado mucho.

¿Cree en los concursos o certámenes literarios?
No me preocupo mucho de ello, hay de todo.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión literaria por Internet, como revistas literarias, blogs, páginas sobre literatura, redes sociales, entre otras?
Los soportes de las innovaciones tecnológicas tienen, hoy más que nunca, un rol protagonico en la literatura. Muchos escritores puertorriqueños, residentes de la isla y compatriotas en la diáspora, tienen blog o páginas web propias.  Una colega, Marlyn Cruz Centeno, llevó con éxito un taller virtual de escritura creativa desde su blog. Algunos colegas (Marlyn, Luis Francisco Cintrón, Miranda Merced y Christian Marrero) hemos iniciado un proyecto literario de reseñas y escritura cretiva. Creo que se pueden lograr muchas cosas desde las redes.

¿Cuáles son las obras que recomienda leer?
“Prosac” de Mayda Colón y “Parque prospecto” de Karen Sevilla, por nombrar algunos poetas puertorriqueños de reciente publicación. Clásicos, todo lo que puedas encontrar de Poe, Bradbury, Rosario Castellanos y Vallejo.

¿Cuál es el consejo que daría a los nóveles poetas?
Yo me considero todavía una poeta novel.

Por último: ¿desea agregar algo más?
Creo que quisiera hacerme eco de unas palabras que escribió Castellanos, hablando de la madre literatura: “He aquí la obra, el libro. Duerma mi último día su sombra”.



Poemas de la autora


Sueño de leche

                                               a Nayeli Dinos, mi pequeña

La gran ruleta apuesta a la vida.
Ahí comienza el misterio.
Asoma el milagro.
María es visitada por el ángel.
Y el ángel está sobre su vientre.
La voz es la madre.
La letra también.
Mi cuerpo es el texto.
El cordón nunca se corta.
Sueño de leche.
Tinta blanca en la boca de mi hija.
- Heimweh -
Líquido fuimos y al líquido volveremos.

De lo trivial a lo profundo
Siempre hay algo que se pierde
en medio de la apiñada muchedumbre:
el gesto leve que se hacen dos amigos,
una visión distinta del mundo,
un aire de libertad y emancipación
que trata de respirar, de abrirse
a una miríada de emociones nuevas.

Siempre hay algo que se pierde
en medio de la apiñada muchedumbre:
cierto espíritu de solidaridad,
unas fuerzas atropelladas por otras,
pequeños acontecimientos cotidianos,
como esos deditos chiquitos
que se amarran con fuerza a un pulgar,
demasiadas cosas que no vemos.



Un café con Rosario Castellanos

"Desde hace años, lectura,
tu lento arado se hunde en mis entrañas"
Rosario Castellanos

Hace tiempo que te esperaba,
quería bridarte esta sonrisa de amiga,
encontrarme en páginas de sobremesa contigo,
más allá del aleteo de los cuervos negros,
por encima de los que fuman su cigarro,
sé que te gustan esos instantes
en que la cafetera silba su tonada,
en que la ternura flamea su constancia,
en donde la plenitud consiste
como dices "en ser y dejar pasar".

Por eso he pagado este café
que humea junto a tu libro entumecido,
leo tus palabras para reanimarte en mi mente,
pero Frida, Julia y tú nunca andan lejos,
hace rato que guardo silencio,
mis oídos cansados del ruido
se niegan a escuchar otra cosa
que no sea el pasar de las hojas amarillas.

Comulgamos, recordamos
a Malinche, Tlatelolco y el crimen de ser mujeres,
te presento a Nayeli y tú me hablas de Gabriel,
del tiempo transcurrido en Israel,
de lo que se siente al vivir en tierra extraña,
de la lámpara que cae,
del destino último de las cosas,
me levanto,
dejo una mesa vacía,
dos tazas de café intactas
y me sumo a los que sufren la lluvia inclemente
del día a día.

El  último libro del estante

Ayer se rompieron los zapatos de tacón
que descansaban junto a las magnolias.
Faltan dos minutos para el mediodía.
Me lastimo al frotar contra el índice
la mancha de tinta que apartó el tiempo.
Observo el libro en lo alto del estante
y arreglo el botón superior de mi blusa
mientras paso un dedo sobre su lomo.
La caricia de una amante a su libro.

22 de julio de 2014


Eucalipto

Las hojas caen en el naranja de la tarde,
la tierra donde descansan es su nido,
se alza allá en la lejanía, un bosque,
los eucaliptos son altos y delgados,
sus ramas compiten por la luz,
la necesitan, como todos los seres,
nadie se salva de existir,
ni siquiera un eucalipto en Kenko.

23 de julio de 2014


Sobre la autora:
Lynette Mabel Pérez. Mocana, nace en Puerto Rico en el 1976. Tiene una Maestría en Artes del lenguaje, de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Ha publicado cinco libros: Imaginería (Isla Negra Editores), el plaquette de poesía Psicodelias Urbanas, Mundo cero bajo el sello de Verde Blanco, es coautora de Mujer moderna y Ars memoriae bajo el mismo sello.  Fue profesora en la Universidad Metropolitana, Recinto de Aguadilla y actualmente trabaja en Columbia Centro Universitario de Caguas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada