lunes, 19 de diciembre de 2016

Tierra de nadie de Rubí Vásquez - Paolo Astorga

Tierra de nadie de Rubí Vázquez

Escrito por: Paolo Astorga


Tierra de nadie (Editorial Ámbar, 2016) de la escritora Rubí Vásquez (Huánuco, 1990) es un libro donde la premisa es la resilencia ante el dolor. Los personajes de estos tres cuentos están inmersos en la tensión de la vida. La violencia es un tema recurrente, pero también lo es la ternura y la inocencia. 

El primer cuento "Infancia herida" muy influenciado por la narrativa de Arguedas, nos relata la historia de David y sus ganas de vivir entre un mundo hostil. La frase que marca el relato es el de la abuela de David quien presagia su futuro: "Ay, hijito, cuando yo muera vas a sufrir mucho". El elemento conciliador es la naturaleza, un espacio donde la esperanza fluye y la magia matiza las agresivas pinceladas de violencia. David es un ser desdichado cuyo único símbolo que concreta su existencia es su abuela. La fortaleza que va a encubar en su corazón será, a fin de cuentas, la esperanza misma de un cambio. El cuento, que en un primer momento se nos presenta un típico cuadro realista, termina por ser un testimonio fabuloso de un ser "real". Se observa de manera patente que el testimonio es clave para entender los tres cuentos de Rubí. Esa mezcla de la ficción y realidad que se entrelazan para constituir el relato resultan fundamentales en su estilo narrativo, pero también una profunda reflexión de la condición humana ante la adversidad.

En el segundo cuento "Tierra de nadie", la autora nos adentra nuevamente a la violencia, pero esta vez a aquella que desangró el país en los años 80 y 90. Siendo este el mejor cuento de la serie, el narrador nos sitúa en Huánuco de finales de inicios de los 90. Con un manejo estilístico sobrio, pero contundente, la autora nos retrata la realidad de la violencia política que sufrimos: la desigualdad y la discriminación. El cuento devela esa angustia de miles de pobladores de la sierra que tuvieron que sobrevivir a dos grupos beligerantes: Por un lado Sendero Luminoso y por el otro las Fuerzas Armadas. Para uno se era "soplón" y para el otro se era un terrorista. Sea como fuere, la historia se centra en Augusto y su angustia por sobrevivir a Sendero y a las Fuerzas Armadas en medio del conflicto. La tragedia, como veremos, no es solo la muerte y la violencia, sino además, la pérdida de lo que más se ama. Nuevamente, en este cuento la autora recurre a la técnica testimonial cual diálogo de un hecho anecdótico.

El último cuento "El estoicismo de Lilian Ritter" es la historia de una maestra cuyos métodos son pocos convencionales y que logra "llegar" al corazón de sus alumnos. Dividida en capítulos, la historia de Lilian está centrada en la imagen ideal de una docente y su lucha por formar verdaderos estudiantes en un sistema que solo genera desigualdades e indiferencia. Pero como toda heroína la tragedia es marcada por un hecho sentimental y luego una terrible enfermedad que hará tambalear su fortaleza. Otra vez la muerte es ese cuervo que espera nuestra caída para devorarnos el alma. Sin embargo, es en esa situación tensiva, en ese momento en que la desesperanza asecha es la resistencia, es ese deseo por vivir lo que inmortaliza a todos los personajes de este cuentario.

En suma, este primer libro de Rubí Vásquez es aleccionador. La fortaleza frente a la marginación, la discriminación o el mismo destino son ese motor que define el espíritu transformador de los protagonistas de Tierra de nadie. Este es pues, un libro para conmovernos, identificarnos y disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada