jueves, 14 de mayo de 2015

Entrevista a Carlos Zúñiga Segura - Paolo Astorga

Entrevista a Carlos Zúñiga Segura
Construyo poemas como si fueran altares barrocos, unas veces y otras,  en una perspectiva de captura de la imagen a través de la palabra”.

Entrevista realizada por: Paolo Astorga


¿Desde cuándo empezó a escribir? ¿Por qué?
A partir del 2do año de secundaria  inicio la travesía de la escritura, es decir, de esa fecha data mi poesía. Tenía necesidad de exteriorizar mis sentimientos y plasmar la visión primigenia de la experiencia sentimental y paisajística.

¿Qué es para Ud. la poesía?
Es la expresión vital del alma humana, su intimidad y su luz.

Cuéntenos su vida, sus obras, sus proyectos, su actividad literaria
Nací en la ciudad de Pampas capital de la provincia de Tayacaja. Concluida la secundaria me establecí   en  Lima a principios de la década del 60. Tuve la suerte de hacer amistad con el maestro Augusto Tamayo Vargas en Magdalena del Mar donde él vivía y yo también, lo visitaba los domingos y leí los libros de su magnífica biblioteca. Así me fui formando en la literatura. Tengo publicados los libros: Inauguración de la ausencia, Aeroestrella, Imperio del azar, Señor de Marbella, Hijos del arcoíris, Ángeles en sandalias azules, Estambres de plenilunio. Además he publicado numerosos libros de investigación literaria e histórica como Literatura de Tayacaja, Historia de Magdalena del Mar, Antonio Raimondi en Tayacaja, Imagen y presencia de Daniel Hernández, y antologías amorosas, cuentos para niños, El mar en la poesía peruana, etc.
En 1975 fundé la revista de poesía La Manzana Mordida y Ediciones Capulí. La revista tiene 40 años circulando y en la ediciones he publicado como 100 títulos entre cuento, ensayo y poesía entre los cuales menciono la obra de Alfonso La Torre, Cecilia Bustamante, Luis Hernán Ramírez, etc.

¿Cómo define su poesía?
Construyo poemas como si fueran altares barrocos, unas veces y otras,  en una perspectiva de captura de la imagen a través de la palabra.

¿Cree que el poeta es un ser obsesivo?
Como todo ser humano que busca cumplir sus objetivos.

¿Qué escritores o poetas han influenciado en su producción literaria?
Vicente Huidobro sin duda, Eguren y Matsuo Bashoo. Privilegio estos nombres de entre una pléyade de poetas que me proporcionan los materiales.

¿Qué tan importante es para usted la literatura?
Forma parte de la gran aventura de vivir.

¿Es necesario que el escritor sea un hombre comprometido?
La asunción del trabajo poético es ya  un compromiso, una responsabilidad con el lenguaje para manifestar su visión respecto a todo aquello que representa carencias o limitaciones en la vida. No es necesario suscribir una militancia de tipo político que es a lo que apunta la crítica.

¿Cuál es el fin de su poética?
Si la poética es una ciencia nomotética, entonces mi propuesta es la asunción estética de buscar y eternizar la belleza esté donde esté, incluso en los puntos más oscuros o sórdidos de la existencia. Ubicar, rescatar y difundir la belleza en todas sus aristas posibles.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a través de los años?
En su esencia no creo haya cambiado. Se puede decir que se ha afirmado con los años, con la vida asumida en sus grandezas y miserias propias, cercanas o ajenas. Los libros que he  publicado, fundamentalmente son libros de poesía que se alimentan cada día por la experiencia.
Dentro de su producción literaria ¿Qué obra elegiría usted en optar en una en especial?
Si me pone en esa alternativa creo Inauguración de la ausencia, porque su escritura se construye  con  el fallecimiento de mi madre y aun me conmueve.

¿Qué hace antes de escribir?
La escritura es repentina, sin previo aviso. Surge a la hora y en el lugar menos esperado. Tomo notas, capto imágenes, luego viene el proceso de plasmación del poema.

¿Qué opinión tiene usted sobre la poesía que se publica en la actualidad?
El tiempo que vivimos con todas sus llamas encendidas se refleja en la poesía. Hay buenos poetas que ejercen la escritura con verdadera pasión y vocación. Generaciones que ofrecen sus textos individual o grupalmente inaugurando espacios que antes no se daban para auspiciar poesía.

¿Qué es para usted un buen libro?
El que me invita a su develamiento, que me captura de principio a fin, el que me deja el aroma de su magia trascendente, sea cual sea el género.

¿Cómo ve usted hoy por hoy la industria editorial? ¿Cómo autor qué soluciones le daría a este problema?
Si nos referimos a la poesía no hay industria editorial. Los poetas tenemos que ingeniarnos para plasmar nuestros libros. Las librerías cobran porcentajes exagerados por exhibirlos. Disculpe mi pesimismo, la única solución es la de siempre, que cada autor asuma la realización de su vocación.

¿Cree en los concursos o certámenes literarios?
Básicamente no creo en los concursos, por ello no me he presentado a ninguno. Aquí entre nosotros la excepción es COPE, tiene buen jurado, edita el libro y premia pecuniariamente.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión literaria por Internet, como revistas literarias, blogs, páginas sobre literatura, redes sociales, entre otras?
Celebro la aparición de esas nuevas formas como avance de la tecnología, como información rápida y masiva, pero siento al libro como algo entrañablemente mágico, el olor a tinta de imprenta, sus páginas asomándose a todos los sentidos. Es algo indescriptible, es una gratificación espiritual para los poetas autores, para los poetas lectores que ningún otro medio le proporciona.

¿Cuáles son las obras que recomienda leer?
Las herramientas más valederas las encuentra uno en los clásicos, su lectura nos alimenta, vigoriza y alienta. Usted me dirá que es “consejo de viejo” pero nada más válido.

¿Cuál es el consejo que daría a los nóveles poetas?
Que asuman el compromiso de la poesía con pasión y vocación.

Por último ¿Desea agregar algo más?
Gracias por el reportaje, que nos permite avivar el fuego eterno de la vida que es la poesía.


CARLOS ZÚÑIGA SEGURA
Marbella, 7 mayo 2015
Hrs. 1 a 1.30 p.m.



Poemas de Carlos Zúñiga Segura


JARDÍN DE PÁRPADOS

La luz se recoge en la farola
y parece dormida,
pues ya no habrá más
suspiros desoídos.

En el jardín de párpados
los jilgueros de turquesa danzan
con sandalias de plata
y los ángeles tocan violines
para decirle adiós a la tristeza
una vez más.

Esta mañana de pájaros suavemúsica
resplandecen imágenes:
cálidas muñecas de topacio
en una cascada de crisálidas,
pequeños jinetes de lentejuelas
galopan en los valles de Tempe
restituidos por tu corazón.

Pétalos cual fuentes de escondidos arcoíris
se develan para que los acaricies
con el festival de tu vuelo,
amadísima paloma de cristal.



CAPULÍES MADUROS

Cuando visito una ciudad,
me gusta vagar por sus calles,
acariciar el viento
escondido en la pupila de una libélula,
descubrir misterios,
abrazar confidencias
en la frescura de los verdes campos
donde reposan noctámbulos amantes.

Animado por el vino que embruja
buscar una mujer
hall     arla     descubrirla    retenerla
en el laberinto de pasiones.

Pasajero de mis eternas obsesiones,
Inaugurar una nueva estación en sus pupilas
y crujir como lengua de fuego.

Sentirme feliz
en la confidencia del oráculo,
en la quietud de anónima piedra,
en palpitación que encandila capulíes.
Tener el corazón animado
en el gozo de vivir
como si pudiera quedarme para siempre.



TATUAJES

Pesan los años
y está distante la luz.

Ahora todo es más difícil,
pero estamos juntos,
mi amor.
Agradezco tu presencia
cada vez que extiende
mi cuerpo sus heridas
y me hablas
de la rosa o de la espuma.

Tus vibraciones tienen sangre
que adiestrada gorgotea
cuando las lágrimas se asoman
bajo relinchos de realidad.

A tu lado
son límpidas las noches.
Y nos regalan los dioses
pequeñas tinajas llenas
de sortilegios lunares, para cuando
el silencio parezca olvido,
o el viento esconda voces
en vastos reinos de bruma.

Aquí en Magdalena del Mar,
hemos sembrado oraciones,
en el desvelo del exilio
otras en las llagas del mundo como exaltación
de nuestro amor, hecho hoguera encantatoria.

Yo
que no pude darte las cosas que soñamos
y no supe bailar salsa ni merengue,
por ventura de mi suerte
con alguna habilidad desconocida
he grabado tu nombre
en la simetría irrefutable de un canto
de uno de aquellos que el dios de amor
entona cada mañana
atizando su fuego eterno a la vida.



Sobre el autor:
Carlos Zúñiga Segura. Nació el 19 de junio de 1942, en la provincia de Tayacaja (Huancavelica), donde realizó estudios escolares de secundaria. Formó parte del grupo Poetas Mágicos, junto a escritores peruanos como César Toro Montalvo, Omar Aramayo y Roger Contreras, quienes realizaron un concilio en 1970 en Jauja, Junín.

Obtuvo el Primer Premio de los Juegos Florales “Abraham Valdelomar” de la Municipalidad de Ica; Mención Honorífica en la VIII Bienal Internacional de Poesía, Chile 1997. Ostenta numerosas distinciones de instituciones nacionales e internacionales: Académico Benemérito del Centro Cultural, Literario y Artístico de O Journal de Felgueiras, Portugal; Miembro Honorario del Grupo Literario “Lumbre” de Chile; Reconocimiento Institucional a la Creatividad otorgado por la Biblioteca Nacional del Perú, 2001; Máxima Condecoración Municipal “Félix Dibós” por la Municipalidad de Magdalena del Mar; Hijo Predilecto de Tayacaja otorgado por la Municipalidad de Tayacaja, 2009.


Es fundador y director de la revista de poesía La Manzana Mordida y de las Ediciones Capulí, ambas fundadas el 23 de septiembre de 1975. Ha participado en conferencias y recitales en los principales centros culturales del Perú y en las repúblicas de Ecuador, Colombia, Alemania y Cuba. Parte de su obra poética ha sido traducida a diversos idiomas. Actualmente realiza actividades culturales en el distrito limeño de Magdalena del Mar, lugar donde reside.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada